Con este calor, los motores y los coches se ponen  a prueba. Por lo tanto, es imprescindible preparar tu coche antes de cada salida para hacer frente a los aumentos de temperatura.

Te damos algunos consejos para viajar lo más cómodo posible según tu ruta:

Anticípate a las condiciones en climas cálidos

Si puedes, conduce temprano por la mañana o a última hora de la tarde, cuando los rayos del sol son menos intensos. En general, te recomendamos encarecidamente empezar tu viaje después de descansar bien. Con el calor la fatiga es mayor, ¡por lo que descansar es todavía más importante!

coche y calor 4

Recuerde hacer paradas regulares para  hidratarte , y aprovecha la oportunidad para estirarte y descansar. Una pequeña siesta de 15/20 minutos, a la sombra y si es posible al fresco, puede ser muy útil.

Refréscate

El aire debe circular lo más fácilmente posible en el habitáculo. Por lo tanto, asegúrate de que esté lo más vacío posible para que el aire se agite y se renueve.

Organízate de manera que tengas:

  • Toallas de felpa
  • Agua embotellada(si es posible fresquita)

Usa las toallas colocándolas en las ventanas de la parte de atrás del coche. Ten cuidado de no obstruir la visibilidad del conductor. Esto ayuda a enfriar el lado del pasajero.

coche y calor 3

El aire acondicionado debe usarse con cuidado. De hecho, se recomienda tener una temperatura diferencial de aproximadamente 5 ° C, entre el interior y el exterior. Inclina las salidas de aire hacia abajo o hacia arriba para evitar el “choque térmico”.

¿Has revisado tu coche antes salir?

Si los filtros no están limpios, puede ser peor el remedio que la enfermedad. Esto puede llevar a un aumento muy fuerte en el consumo de combustible, hasta un 40%, sin mencionar las bacterias que pueden aparecer en tu habitáculo…

Las altas temperaturas ponen a prueba la mecánica del coche. Es mejor anticiparse y prepararse revisando:

  • El nivel de refrigerante ? rellenar
  • Que el aire acondicionado está en buenas condiciones ? cambia los filtros
  • El buen estado de la batería (¿+/- 5 años?) ? cargar o cambiar
  • El nivel de líquidos de frenos, lavaparabrisas ? rellenar
  • Que el motor no se calienta demasiado ? comprueba las luces indicadoras

Así que no esperes a que tu motor se caliente. Sabiendo que los fallos más frecuentes se producen en la batería y/o el sistema de refrigeración, asegúrate de revisarlos antes de salir. Si tu batería tiene más de 5 años, ¡es hora de cambiarla!

El uso del aire acondicionado “tira” del motor y la batería. Si hay atascos, habrá sobrecalentamiento.

coche y calor 2

¡Piensa en los neumáticos!

Finalmente, presta atención al estado de tus neumáticos. Si están desgastados o inflados incorrectamente, esto puede ser un riesgo para tu seguridad, pero también ejercerá más presión sobre el motor y, por lo tanto, se calentará.

Si se enciende la luz de advertencia de temperatura del motor, para inmediatamente. Pero hazlo con total seguridad. De lo contrario, corre el riesgo de romper la junta de culata. Deja descansar el motor, abre el capó. Verifica los diferentes niveles (aceite, enfriamiento, freno, etc.).

El  calor también es responsable del sobrecalentamiento del cilindro maestro y el líquido de frenos. En las montañas o atascos usamos mucho el freno. El líquido empieza a hervir, se forman burbujas en el circuito y el pedal se ablanda. Lo mejor es hacer una parada y dejar descansar el coche.

Recuerda hidratarte

Finalmente, durante estos meses tan calurosos, piensa en los pasajeros y particularmente en los niños y los ancianos. Dales una bebida regularmente para evitar un golpe de calor.

coche y calor 1

La deshidratación es el mayor riesgo durante el verano. Por lo tanto, es necesario tener siempre botellas de agua durante los viajes y parar regularmente para repostar y tener agua fresca. El riesgo aquí es la hipertermia.

Por lo tanto, debes estar atento a estos síntomas:

  • Piel roja, caliente, a menudo seca
  • Dolor de cabeza severo, sed muy fuerte
  • Pulso rápido o débil
  • Vómitos, mareos
  • Signos neurológicos como confusión, convulsión o incluso pérdida de conciencia.

En bebés y niños pequeños, el golpe de calor también puede causar:

  • Llanto inusual
  • Depresión, ojeras, ojos cansados, lengua seca
  • Pupilas sudorosas y dilatadas.

No hace falta decir que nunca se debe dejar a un niño en un coche inmovilizado al sol, así como dejar desatendido el coche.

 

Recuerda que puedes acudir a tu centro Norauto más cercano para revisar tu coche y equiparte con todos los accesorios para hacer de tu viaje un trayecto cómodo y seguro.