Con la llegada del calor y el buen tiempo, seguro que muchos de vosotros ya habéis planificado hacer una escapada para disfrutar de unos días de desconexión.

¿Vas a desplazarte en coche? Te recomendamos que revises los principales elementos de tu vehículo. Uno de los más importantes, es la batería.

Cómo afecta el calor a la batería de tu coche

Las baterías de coche son elementos muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, sobre todo cuando hace mucho calor. Las temperaturas que superan los 20º provocan un envejecimiento más rápido de la batería: el calor hace que el ácido del interior de la batería se seque con más facilidad y, si la batería está cerca del final de su vida útil, tiene muchas más probabilidades de estropearse.

Además, el calor también puede afectar a las baterías que están en buen estado, sobre todo cuando usamos el coche ocasionalmente o con poca frecuencia. Lo ideal es revisar el estado de la batería y del sistema de carga para que tu batería no sufra fallos inesperados en verano.

Cómo afecta el calor a la batería de tu coche

Según datos de Mapfre, alrededor del 80% de las averías que ocurren durante el verano son causadas por la batería del coche. ¡Es muy importante que revises el estado de tu batería con la llegada del calor!

Detectar posibles síntomas de fallos en la batería

Hay algunos síntomas que pueden indicar un fallo en la batería de tu coche, ya sea porque está descargada, o porque ya es necesario cambiarla.

El tiempo de arranque

Uno de los síntomas podría ser que se prolongue demasiado el tiempo de arranque. La batería del coche es la encargada de “enviar” la energía que pone en funcionamiento tu vehículo y lo arranca, por eso, si notas que tarda más de lo normal en ponerse en marcha, puede ser una señal de que le queda poco tiempo de vida. ¡No arriesgues a que a la próxima no funcione del todo y acude a revisarla!

La intensidad de las luces

La batería del coche también es la encargada de suministrar al vehículo de electricidad, por ello, cuando empieza a perder energía, se refleja claramente en la funcionalidad del coche.

Si notas que la intensidad lumínica disminuye (tanto de los faros como del panel de mandos) u otros equipamientos como las ventanas eléctricas  o la calefacción funcionan lentamente, tu batería puede estar quedándose sin energía.

Síntomas fallo de batería

En ocasiones, no es fácil detectar este tipo de síntomas, por lo que te recomendamos que, a la mínima sospecha, lleves tu coche a que lo revisen nuestros profesionales.

¡No dejes que nada estropee tus vacaciones! Revisa tu coche antes de salir, y disfruta del viaje

Dejar respuesta