Estar encerrado en casa puede ser duro, pero también significa ¡tener más tiempo libre para dedicarle a tu coche! Si vives en una casa o chalet con garaje propio, aprovecha ese tiempo para mimar a tu coche. Te damos algunos consejos:

 

1. Empieza por la limpieza interior

Comienza limpiando el interior de tu coche, luego aspira en esos rincones difíciles de limpiar. No olvide quitar las alfombras, piensa en los espacios de almacenamiento e incluso en la guantera. ¡No te arrepentirás, con un interior limpio, parecerá que estrenas coche nuevo!

DSC_0376

2. Limpia las superficies

Llega el turno de las diferentes superficies: interior de la puerta, salpicadero, cubierta de la guantera, etc. Para esto, usa limpiadores y renovadores de plástico que harán que las superficies brillen pero también le darám apariencia de nuevo al interior de tu coche. Ten cuidado de no rociar directamente sobre las superficies, usa paños de microfibra.

¿Tus asientos parecen desgastados? ¡Usa un limpia tapicerías!

¿Alguna duda? Consulta el manual de usuario de tu vehículo, siempre especifica las precauciones de uso de materiales más específicos.

Sabías que… 

Cuando hablamos de contaminación interior, inmediatamente pensamos en la calidad del aire exterior, pero no en la contaminación bacteriana. Y aun así …

  • En un coche hay más de 800 bacterias por cm2
  • En inodoros más de 80 bacterias por cm2

El resultado es sorprendente. ¿Las causas pricipales? la sobreexposición al sol, la humedad dentro de la cabina, comer, beber o maquillarse en el coche, entre otras.

car-791346_1920

Sin olvidar gripes o resfriados, “invitados” sin previo aviso por parte de los pasajeros intermediarios. En resumen, si no tenemos cuidado, las bacterias pueden proliferar rápidamente dentro de nuestro coche.

3. Ahora, ¡al exterior!

Para mantener una correcta limpieza exterior, primero usa un champú desengrasante. Para una mejor eficiencia, comienza con el techo, luego desciende a los paneles basculantes y termina con las llantas y los neumáticos.

¡No laves tu coche de golpe, es mejor hacerlo por etapas para evitar que el champú se seque. Además, ¡evita hacerlo bajo la luz solar directa!

PHOTO-M-1253x430

 

4. Limpia tus cristales

¡Después de la carrocería, haz que tus cristales brillen! Consigue un buen reflejo: una esponja nueva (o mejor una gamuza o una microfibra) y un limpiacristales especial son esenciales para evitar cualquier riesgo de arañazos.

Por supuesto, para los fanáticos de las soluciones naturales, ¡el vinagre blanco también es muy efectivo!

No olvides el interior de las ventanas, tu visión de la carretera mejorará significativamente.

5. Revisa los limpiaparabrisas

No necesariamente pensamos en ello, pero anticipar el cambio de las escobillas generalmente evita muchas preocupaciones. Especialmente después del invierno y las heladas matutinas, ¡el caucho de los limpiaparabrisas puede dañarse!

¿Qué mejor momento que la primavera para hacerlo? Comodidad en la visión y, por lo tanto, mayor seguridad, ruido, ¡todo son ventajas!

 6. Piensa en los rincones que no vemos

Durante el invierno, se acumula sal y lodo en el chasis y dentro de los guardabarros o las llantas de tu coche. A menudo lo pasamos por alto durante la limpieza exterior y este paso es esencial para evitar el óxido y la corrosión. Si dispone de una, lo ideal es usar una limpiadora a presión. De lo contrario, por supuesto, espera a que termine la cuarentena antes de ir a un túnel de lavado.

 7. Verifica la presión de tus neumáticos

En invierno viajamos menos, por lo que es menos habitual que controlemos la presión de los neumáticos. Por lo tanto, es importante hacerlo cuando llega el buen tiempo… ¡sin olvidar el neumático de repuesto!

8. Revisa los niveles de líquidos

Entre los controles esenciales para tu seguridad, los niveles de líquidos tienen un puesto prioritario. Aceite de motor, líquido de frenos, refrigerante, limpiaparabrisas, etc. Verifícalos y añade el líquido pertinente si es necesario.

¿Sabes para que sirve cada líquido? te echamos una mano

 9. Y sobre todo, sobre todo, sobre todo: ¡cuídate!

Ahora que tu coche está limpio y cudado… déjalo en el garaje y ¡usalo solo dentro de lo permitido por el estado de alarma! Tendrás mucho tiempo para disfrutarlo tan pronto como esta crisis haya pasado! Cuídate a ti mismo y a tus seres queridos. ¡Esa es la máxima prioridad ahora!