El Informe Ford Car Buying Trends 2015 revela que los conductores europeos se interesan por las tecnologías semiautónomas que permiten estacionar, evitar colisiones y mantener una velocidad y distancia con el resto de los vehículos

¿Qué coches prefieren los europeos?

Los vehículos con conducción autónoma pueden seguir siendo una realidad lejana. Sin embargo, los conductores europeos muestran un aprecio cada vez mayor por tecnologías semiautóno mas que suponen avanzar pasos hacia el coche del futuro, según muestra un nuevo estudio de «Ford Motor Company» sobre tendencias de compra en Europa.

Esta es una de las conclusiones del «Ford Car Buying Trends 2015», un estudio de hábitos de compra de vehículos nuevos en 22 países de toda Europa que destaca tendencias regionales y diferencias nacionales.

Roelant de Waard, vicepresidente de Marketing, Ventas y Servicio de Ford Europa, ha declarado que «en lo referente a gustos de compradores de coches, pocas cosas se mantienen igual a lo largo de los años y muchos aspectos cambian y evolucionan. Nosotros estudiamos esos cambios para servir mejor a nuestros usuarios en Europa»

El informe también revela que durante el año pasado, del más de un millón de automóviles vendidos en Europa, el blanco fue el color exterior más solicitado, por delante del negro, el plateado, el gris y el azul.

A lo largo del pasado año más de la mitad de las nuevas unidades de modelos Ford en Europa fueron equipadas con algún tipo detecnología de control de crucero, pasando del 48 al 52% de un año a otro. Turquía (86%) lidera la implantación de esta tecnología por delante de Finlandia (84%) y Suecia (80%). En España el 71% los vehículos vendidos equiban esta tecnología.

La mayoría de los compradores eligieron un coche de 5 puertas(52%) por delante de las versiones wagon (37%), ambas opciones muy por delante de los modelos de 4 puertas (11%). En España, la opción 5 puertas abarca el 89% del mercado.

Los usuarios de hoy en día tienen una mayor capacidad de elección que nunca a la hora de elegir la motorización de sus coches. La gasolina fue el combustible elegido por el 56% de los conductores europeos, mientras, los irlandeses fueron los que más se decantaron porlos motores diésel con un 70% del total de coches vendidos.

La diferencia en preferencias de cambio, manual o automático, casi no varió con respecto al año anterior. El 83% de los conductores europeos sigue prefiriendo el cambio manual. En Grecia la cifra aumenta hasta un 97%, y en España hasta el 95%.

Fuente: ABC