Si tienes un vehículo, seguramente quieras tener en cuenta todos los aspectos que hacen que este funcione correctamente. Uno de ellos es la correa de distribución, por eso es tan importante que conozcas qué es y cómo funciona.

Como todo el mundo sabe, el motor es uno de los elementos más importantes en tu coche. Sin embargo, existen otros componentes que son esenciales para su funcionamiento y coordinación mecánica, entre los cuales se encuentra la correa de distribución.

Por eso, en este artículo te explicaremos qué es la correa de distribución y por qué es tan
importante para el funcionamiento de tu coche.

¿Qué es la correa de distribución de un coche?

Todos los motores de combustión interna tienen una correa, cuyo objetivo es la sincronización de las funciones mecánicas.

Por eso existe la correa de distribución. Uno de los componentes que forman parte de la mecánica del vehículo y que cumple la función de coordinar el cigüeñal con el árbol de levas, los piñones y las válvulas, asegurando, el perfecto funcionamiento del coche.

La correa de distribución es la encargada de que todas las tareas que hacen estos elementos se hagan de forma coordinada. En su cadena, moverá el cigüeñal con la finalidad de que las válvulas realicen la tarea de apertura y cerrado sin que se golpeen los pistones.

Todo esto repercutirá en una comunicación y coordinación entre componentes, con todo lo
que eso conlleva: un uso más óptimo y más veloz del vehículo.

TIPOS DE CORREAS DE DISTRIBUCIÓN

Las correas de distribución pueden estar hechas de distintos tipos de materiales. Esto tiene que ver con los diferentes tipos de coches, o las características que estas tienen para un uso correcto en la mecánica del vehículo. Todo dependerá de las características que se busquen.

De caucho

En la actualidad, las correas de distribución de caucho son las más utilizadas, ya que forman parte de la mecánica interna de los coches modernos.

Este material, además de ofrecer una mayor resistencia, (algo importante en las correas de
distribución) también proporcionará la elasticidad necesaria para el sistema de movimiento y coordinación de los otros componentes.

De goma o Nylon

Este es uno de los materiales alternativos al caucho con los que se fabrican las correas.

Tienen los mismos niveles de elasticidad que las anteriores, pero son menos resistentes, por lo que no se recomiendan si puedes conseguir una de caucho.

Metálica

Aunque parezca mentira, también hay correas de distribución metálicas. Estas son también
denominadas cadenas de distribución.

Siempre que se piensa en una cadena de distribución se cree que estas son más resistentes, pero esto no es del todo así. Las cadenas de distribución también se pueden deteriorar y romper en sus zonas débiles, por lo que no necesariamente será más resistente que una de caucho.

¿Cuándo se debe cambiar una correa de distribución?

Es fundamental que la correa de distribución sea reemplazada antes de su desgaste total, dado que de lo contrario vamos a tener problemas mecánicos mucho peores, como te comentaremos más adelante.

Es importante que seamos capaces de detectar cuándo una correa de distribución está desgastada, antes de que se corte y ocurran accidentes.

Todos los fabricantes de coches indican período de tiempo o una cantidad de kilómetros, que definen la vida útil de la correa. Esto suele estar detallado en su libro de mantenimiento, y hay que tenerlo en cuenta.

Si la correa de distribución llega a romperse puede provocar un desajuste general del
motor, haciendo que tanto las válvulas como el pistón se estropeen con facilidad.

Todo esto conllevaría un gran número de averías de elevado coste. Así que es mejor ser más precavidos y vigilar de cerca.

¿Cuándo se rompe la correa de distribución?

Sabemos que en el libro de mantenimiento de tu coche no figurarán los kilómetros exactos de rotura de la correa (aunque pueden haber estimaciones), ya que es imposible saber exactamente cuándo se romperá la correa de distribución.
Todo dependerá de cómo conduces tu coche, así que el manual tiene en cuenta este factor,
que no depende del fabricante, y te indica un rango de kilómetros aproximado.

Si fuerzas a tu coche para que haga grandes esfuerzos, conduciendo por ciudad y
cambiando mucho de marcha, durará menos. Si sueles conducir por autovías, en marchas
altas, sin pedirle mucho esfuerzo, durará más.

Te puede interesar ? Consejos para alargar la vida útil de un coche

Se puede decir, generalizando mucho y para que te hagas una idea, que las correas de
distribución pueden aguantar entre los 70.000 y los 160.000 kilómetros hasta romperse. Sin embargo, puede ser no utilices tanto tu coche como para llegar nunca a estas cifras.

Por eso, también hay que tener en cuenta una cantidad de tiempo determinado. No
solamente afectará el uso, sino el tiempo que el material lleva fabricado. Es por eso que se
recomienda que, como mínimo, se cambie la correa cada 8 o 10 años.

La correa de distribución es muy importante para el funcionamiento de tu vehículo,
manteniéndolo siempre en buen estado y cambiándola cuando sea preciso será la clave para que tu coche funcione siempre bien.

En Norauto te recomendamos que acudas con regularidad a tu taller de confianza. Las
revisiones periódicas pueden detectar a tiempo pequeños problemas y esto te evitará tener que gastar en reparaciones elevadas.

¡Sé siempre consciente del estado de tu coche y todo irá siempre bien!