Hay determinadas operaciones que por su grado de tecnicidad es mejor que sean realizadas por un profesional mecánico. Al llevarlas a cabo se pone en juego la seguridad, tanto en el proceso de mantenimiento o reparación, como durante la circulación. Hay tareas de mantenimiento muy sencillas que puede realizar todo conductor, como puede ser cambiar el limpiaparabrisas o rellenar el aceite.

Sin embargo, hay operaciones que en un primer momento pueden no parecer tan complicadas pero que también deben ser realizadas por un mecánico para evitar sustos. Estas son algunas de ellas:

  1. Cambiar bombillas, especialmente de xenón. En algunos coches hay que desmontar el faro entero para cambiar este tipo de luminosos. Además, si se trata de xenón, hay peligro de descarga. 
  2. Sustituir la batería. En una tarea que puede parecer simple para realizarla uno mismo. Sin embargo, al ser una pieza clave para el vehículo, es recomendable que la lleve a cabo un profesional para que no haya fallos en su instalación. 
  3. Cambiar el aceite y su filtro. Aunque se pueda realizar el cambio, hay que tener en cuenta la gestión de residuos que marca la normativa. En Norauto almacenamos de forma adecuada el aceite para su posterior reciclaje. De hecho, reciclamos aproximadamente el 98% del aceite usado, reutilizando como materia prima o biocombustible.
    shutterstock_534978187
  4. Cambiar las pastillas y discos de freno. Hay que tener en cuenta que los frenos son unos de los elementos de seguridad más importantes del automóvil y, por ello, es mejor que este cambio lo realice un profesional. Además de los conocimientos, hay que tener todos los utensilios necesarios como puede ser un elevador. 
  5. Cambiar los neumáticos. Puede parecer una tarea más o menos sencilla, sin embargo, es mejor no hacerlo si no se tiene la total certeza de llevarlo a cabo correctamente, ya que también son esenciales para la seguridad. Además, hay que tener en cuenta que puede ser necesario realizar posteriormente un equilibrado y paralelo.
    auto-repair-1954636_1920
  6. Sustituir amortiguadores. Esta operación debe realizarse adecuadamente en un taller, donde están los útiles necesarios. 
  7. Cambiar la distribución (correa o kit). Se trata de una operación más compleja y que, en caso de no realizarse adecuadamente, puede echar a perder el motor de nuestro vehículo.
  8. Recargar el aire acondicionado. Es necesario contar con una máquina disponible en los talleres. Existen varios tipos de gas y utilizar uno que no sea el adecuado puede resultar peligroso. Hay que tener en cuenta que el gas es inflamable y su manipulación es peligrosa. 
  9. Cambiar la bomba de agua. Se realiza con la distribución. 
  10. Cambiar líquido de frenos. Es una tarea que puede resultar complicada y que un profesional mecánico puede realizar sin problemas.

Recuerda que es importante tomar siempre medidas de seguridad y equiparte de la forma adecuada antes de realizar operaciones mecánicas en tu coche. Si no estás seguro sobre los procedimientos a realizar, ponte en contacto con un profesional.

 

Dejar respuesta