La Semana Europea de la Movilidad se celebra cada año entre el 16 y el 22 de septiembre. Esta iniciativa europea anima a las ciudades a introducir y promover medidas de transporte sostenible e invitar a la ciudadanía a probar alternativas al uso del coche.

El tema de este año: ¡Camina con nosotr@s!

¡Camina con nosotr@s! es el punto central del tema de este año, “Caminar y pedalear de forma segura“, y resalta de manera especial un modo de transporte que suele infravalorarse: caminar.

Juntos, caminar e ir en bicicleta son los modos activos y resultan cruciales para el futuro de nuestras ciudades de cualquier tamaño en toda Europa. Hace 50 años solo se hacían desplazamientos a pie o en bicicleta si no era posible permitirse un coche. Ahora, las ciudades europeas ya no pueden permitirse depender en exceso de los automóviles. NOSOTR@S no podemos permitírnoslo.

la semana europea de la movilidad

Anímate a escoger modos de transporte activos o a combinar los desplazamientos a pie y en bicicleta con el transporte público. Además de la flexibilidad, caminar e ir en bicicleta ofrecen muchos otros beneficios, como la accesibilidad social y económica, la fiabilidad, la ausencia de emisiones y un impacto positivo sobre la salud. Lo más importante: las ciudades en las que predomina la movilidad activa se transforman.

Para garantizar todas estas ventajas, caminar e ir en bicicleta deben ser actividades seguras y deben parecer seguras para todos. Las autoridades locales deberían ofrecer las infraestructuras viales adecuadas para que peatones y ciclistas no se sientan “usuarios vulnerables de las vías” y se les permita desplazarse con seguridad y sentirse seguros en nuestras ciudades. Más personas optarán por caminar o ir en bicicleta si la red vial dedica el espacio suficiente a peatones y ciclistas. A medida que las calles se vuelven seguras para estas actividades, las ciudades se volverán más inclusivas y ofrecerán mucho más espacio público accesible para todos, incluyendo niños pequeños y sus padres, ancianos, personas con movilidad reducida y personas con equipajes.

Los beneficios de ir a pie y en bicicleta

Caminar e ir en bicicleta aportan una amplia gama de beneficios.

Beneficios para la salud

Los ciclistas viven, de media, dos años más que las personas que no van en bicicleta y piden un 15 % menos días de baja por enfermedad1. Caminar 25 minutos a paso ligero al día añade hasta siete años de vida: en un amplio estudio realizado en Noruega en el que se hizo el seguimiento a un grupo de personas mayores con edades comprendidas entre los 70 y 80 años de edad, y se concluyó que tan solo 30 minutos de ejercicio diario, como ir en bicicleta, les permitía vivir hasta cinco años más en comparación con las personas que no hacían ninguna actividad física.

semana europea de la movilidad

Beneficios para el medio ambiente

Una persona que recorre 8 km en bicicleta al trabajo cuatro días a la semana evita 3220 km de conducción al año, el equivalente a 380 litros de gasolina y 750 kg de emisiones de CO2.

Capture3

Las personas que se desplazan en coche suelen estar expuestas a unos niveles de contaminación del doble de los que sufren peatones y ciclistas4. La diferencia se debe principalmente a que un entorno cerrado (como el interior de un automóvil) tiende a presentar una concentración superior de productos contaminantes en el aire que un entorno abierto. Además, dado que ir en bicicleta suele ser el modo de transporte más rápido en las zonas urbanas — especialmente durante las horas punta—, los ciclistas pasan menos tiempo en el tráfico y, de ese modo, resultan menos afectados por la contaminación.

¿Elimina la contaminación ambiental los beneficios sanitarios de ir en bicicleta y de caminar? No, los beneficios para la salud superan los riesgos. En un estudio se muestra que, en un entorno urbano medio, los beneficios para la salud de ir a pie y en bicicleta se ven superados solo después de 5 horas de ir en bicicleta o de 16 horas de caminar.

Beneficios sociales

Las personas que viven en una calle sin tráfico de vehículos a motor conocen y apoyan a sus vecinos en mucha mayor medida que las personas que viven en calles con mucho tráfico. Reducir el transporte motorizado en las zonas urbanas y aumentar los modos de transporte activos puede mejorar las relaciones sociales e impulsar la interacción entre los vecinos. En el espacio que ocupa un solo coche, pueden ir a pie 20 personas.

Caminar es una parte clave de casi todos los viajes en transporte público, por lo que la mejora de las infraestructuras peatonales resulta beneficiosa para él. En un estudio se muestra que una red de calles adaptada al transporte público genera un aumento significativo en su posible demanda.

semana europea de la movilidad

Para fomentar el uso de la movilidad sostenible, y en especial de la bicicleta, en Norauto podrás disfrutar de un descuento de 100€ en la compra de bicicletas eléctricas y de un 3×2 en accesorios para bicicletas y motocicletas.

Dejar respuesta