¿Puede ser que una empresa como Aston Martin haga un coche del tamaño de un Smart? claro que es posible, en 2011 el Aston Martin Cygnet salió al mercado. Este elegante microcoche es una remodelación del Toyota iQ de la mano del fabricante inglés. ¿Qué ha ocurrido con este Aston Martin? ¿Por qué no se ha visto por nuestras carreteras?

Aston Martin Cygnet

aston_martin_cygnet_01

 

La respuesta es sencilla, se apostó por la innovación, por la integridad y por la reducción de emisiones según palabras textuales del CEO de Aston Martin, Ulrich Bez, se hicieron diversas modificaciones, obvio ya que el precio del Aston Martin Cygnet (39,900€) casi cuadruplicaba el precio del iQ (unos 12,500€), cambios en el diseño, se introdujo la parrilla típica de la marca inglesa, uso de distintos materiales para el interior del automóvil, distintas llantas etc… En resumen, Aston Martin quiso ofrecer un microcoche elegante, que no renunciara a los valores de la marca pero que fuera apropiado para la ciudad, se enfocó a su público habitual pero la aventura no dio resultado, no consiguieron vender las 4000 unidades anuales que pretendían ya sea por falta de inversión en marketing, precio excesivo, falta de potencia (sólo 97 CV) o por lo que fuera. Además, para tener este pequeño en modo “full equipe” el desembolso tenía que ser todavía mayor, de unos 7,000€ más entre cambio automático, tapicería de piel y más cosas. Este fue uno de los motivos por los que no se han visto más de estos modelos por nuestras calles, en 2013 dejaron de fabricar este peculiar automóvil de lujo.

Con el fin de contrastar ambos modelos, aquí tenéis una foto del Toyota iQ y a continuación un video que nos muestra el Aston Martin Cygnet tanto por fuera como por dentro.

Toyota iQ

2011-Toyota-iQ-25

En este video lo categorizan del coche más polémico de 2011, nosotros lo vemos algo exagerado pero quizás fuese una creación un tanto arriesgada. Juzgad vosotros mismos